Antes de hablar de la Rhodiola, ¿por qué es importante?

Vivimos en un mundo cada vez más ajetreado. La constante subida de la competencia es palpable en el entorno laboral y los estudios, donde cada día estamos bajo presión por dar lo mejor de uno mismo. La consecuencia natural de esta tensión continua y creciente es el estrés, que se define como un estado de cansancio mental provocado por una exigencia de rendimiento superior a lo normal.

Este cansancio mental, en la mayor parte de los casos, provoca a su vez una dificultad para el descanso que, finalmente, en periodos prolongados, puede derivar en un estado de ansiedad o depresión.

Irónicamente, estos estados de ansiedad y depresión, influyen negativamente en nuestro rendimiento mental provocando una bajada de la productividad que empeora el resultado final. El alcance de este círculo vicioso no es exclusivo del ámbito laboral o periodos de estudios, si no que puede afectar gravemente en la vida familiar.

Buscando la solución rápida, la respuesta para mejorar esta situación en la mayoría de los casos acaban siendo los ansiolíticos o antidepresivos.
Los efectos adversos de estos fármacos consisten en somnolencia, alteraciones de la memoria, alteraciones de la atención y de la concentración.

Existen ciertas alternativas naturales para combatir los efectos del estrés y mejorar la respuesta el organismo a estas situaciones manteniendo a raya los efectos adversos.

Uno de los más conocidos es la Rhodiola Rosea.

 

¿Qué es la Rhodiola Rosea?

Es una planta que crece en zonas frías –conocida como “raíz del ártico” por ello-  y que puede llegar a medir entre 5 y 40cm, con flores amarillas en verano.

Históricamente, ya hace miles de años, los griegos utilizaban esta planta seguidos de chinos, rusos (para sus atletas y soldados) o vikingos en búsqueda de una mejor respuesta cognitiva y física.

La función principal de la Rhodiola Rosea se consigue debido a su capacidad adaptógena que la hace ideal para tratar tanto los efectos de la ansiedad como de la depresión.

“Una sustancia adaptógena tiene la capacidad de inducir en un organismo un estado de resistencia aumentada no específica que permite contrarrestar las señales de estrés y adaptarse a un esfuerzo excepcional.”

 

Propiedades de la Rhodiola.

La Rhodiola posee una extraordinaria capacidad para mejorar la resistencia al estrés, la ansiedad o la fatiga entre otras.

Sus efectos no constituyen una alteración del funcionamiento fisiológico natural de nuestro organismo, lo que previene numerosos efectos adversos indeseables.

 

¿Cómo tomar la Rhodiola Rosea?

La Rhodiola se puede administrar con una cantidad diaria entre 100 y 600mg dependiendo del efecto buscado o lo que estamos intentando combatir.

Nuestras Cápsulas de Rhodiola Rosea contienen una concentración de 100mg por cápsula para lograr una ingesta progresiva y mantener sus efectos durante todo el día.

Gracias a nuestro extracto estandarizado, se consigue una concentración ideal y genera los mismos efectos que cantidades superiores de otros extractos de Rhodiola Rosea.

También, se puede tomar la Rhodiola Rosea para adelgazar gracias, en parte, a la reducción de la ansiedad por la comida. Por otro lado, la Rhodiola, genera un estímulo lipolítico que conlleva la utilización de las grasas como energía.

Esto unido a una alimentación equilibrada y saludable y un correcto patrón de ejercicio físico, llevarán a una reducción del porcentaje graso corporal y la relacionada pérdida de peso.

 

Beneficios de la Rhodiola Rosea

Los beneficios de la Rhodiola se logran de forma rápida después de su ingesta. Ya durante el primer día sentirás un aumento de la energía y la mejora del estado de ánimo.

Su rango de beneficios es muy amplio a parte de los efectos beneficiosos para la ansiedad o la depresión:

  • Como ya hemos mencionado, combate el estrés ya que reduce los niveles de cortisol (conocida como hormona del estrés).
  • Combate el cansancio aumentando los niveles de energía y mejorando la resistencia.
  • Mejora los estados depresivos ya que mantiene los niveles necesarios de serotonina y dopamina.
  • Aumenta la capacidad cognitiva lo que la hace perfecta para estudiantes. Tiene un efecto muy beneficioso sobre la concentración y la memoria.
  • Permite un descanso más reparador ayudando a combatir el insomnio. Su efecto no induce el sueño, sino que es un efecto relajante que no provoca somnolencia.
  • Aumenta la supresión de grasas gracias a la capacidad de la Rhodiola de activar los procesos lipolíticos del cuerpo.

También se han descrito efectos muy positivos como tratamiento alternativo con Rhodiola Rosea en el déficit de atención.

Por último, como un efecto derivado de los anteriores, la rhodiola rosea, mejora la líbido.

 

Contraindicaciones de la Rhodiola Rosea

Aun siendo una planta considerada como segura, su administración debe seguir unas pautas e indicaciones para obtener los mejores resultados de forma segura.

Generalmente los efectos adversos se dan por una dosis elevada (máximo recomendado de 1000mg/día). Por encima de esta dosis, se pueden producir episodios de irritabilidad, nerviosismo e insomnio.

Se recomienda su toma bajo supervisión médica en personas con cambios en la presión arterial, bajo tratamiento con anticoagulantes, diabéticos o antes de intervenciones quirúrgicas.

Se desaconseja su uso en mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o niños.

 

Recapitulemos: ¿para qué sirve la Rhodiola Rosea?

En resumen, la Rhodiola Rosea, es una planta adaptógena con grandes beneficios para tratar de forma natural y eficaz casos leves y moderados de estrés, ansiedad o depresión, así como sus efectos derivados.

Es la opción más natural, junto con un estilo de vida saludable, para prevenir estados de ansiedad o depresión severa que requieran de tratamientos médicos con fármacos de prescripción.