La crema hidratante para piel grasa y deshidratada que necesitas

Crema hidratante para piel grasa y deshidratada

La crema hidratante para piel grasa y deshidratada que necesitas

Cómo equilibrar una piel grasa que además está deshidratada

Entre los problemas que puede padecer la piel y aunque pueda parecer contradictorio, es que ésta sea grasa y deshidratada al mismo tiempo. La piel grasa presenta un exceso de sebo y se caracteriza por presentar imperfecciones como puntos negros, espinillas, poros abiertos y una apariencia muy brillante.

No obstante, todo esto no significa que esté bien hidratada, y es que cualquier tipo de piel -ya sea grasa, normal o seca- puede estar deshidratada. Pero, en el caso de la piel grasa, es frecuente deducir que no necesita más hidratación, ya que ésta sería aportada por la propia la grasa. Nada más lejos de la realidad, ya que secreción sebácea no es lo mismo que secreción acuosa.

Aspecto de la piel grasa y seca

 

Diferencias entre piel grasa y piel grasa-deshidratada

La piel grasa sufre un desequilibrio de la actividad de las glándulas sebáceas -una alteración muy típica y normal en la adolescencia por causas hormonales- pero que cuando continúa en la etapa adulta, se convierte en un problema que se denomina seborrea; una alteración que requiere atención médica con un seguimiento y tratamiento periódico.

Su aspecto es brillante debido al exceso graso, sobre todo en la zona T (frente, nariz y barbilla) y tiene un color amarillento-grisáceo.

Por otro lado, la piel grasa y deshidratada, además de presentar esta alteración en el manto hidrolipídico, sufre a su vez una disminución de los lípidos hidrófilos. Estos son los encargados de retener el agua, de forma que el nivel de humedad de la piel es bajo, ocasionando otros daños añadidos como descamación y rugosidad.

Como consecuencia de estos problemas, la piel se vuelve más sensible y vulnerable, tiene poca capacidad defensiva y suele ser intolerante a la mayoría de los cosméticos y al maquillaje. La piel grasa deshidratada puede padecerla cualquier persona sometida a alteraciones emocionales, como estrés o shocks post traumáticos, aunque también pueden producirla cambios estacionales, medioambientales, hormonales o factores genéticos.

 

¿Cómo tratarla?Cómo limpiar la piel grasa

Para conseguir que este tipo de piel luzca sana, es necesario que exista una buena rutina diaria de limpieza y mucha constancia en sus cuidados. En este sentido sólo se deben usar productos, cremas y cosmética específicos para el tratamiento de la piel grasa y deshidratada.

Es muy importante llevar una adecuada higiene con productos indicados para su cura, evitando todos aquellos que resulten muy astringentes y desengrasantes. Estos productos pueden producir un efecto rebote y generar aún más grasa. Es fundamental limpiar el rostro, cuello y escote con un limpiador suave y después aplicar un tónico adecuado y reequilibrante del pH.

La hidratación sería el último paso y para ello recomendamos optar por cremas o geles que sean ligeros, matificantes y libres de aceites. La alimentación es de suma importancia; seguir una dieta balanceada y equilibrada, minimizando el consumo de grasa, alcohol y azúcares refinados, procesados, chocolates, etc.

Además, es especialmente importante incrementar en todo lo posible el consumo de frutas y verduras. También es ideal beber agua o infusiones a menudo para mantener la hidratación interna para así contribuir a reestablecer el nivel óptimo de agua en todos los tejidos.

 

Nuestra crema hidratante especial para piel grasa

 

Para el tratamiento facial de la piel grasa y deshidratada recomendamos el Hidrogel: un gel muy hidratante con una agradable textura que sin embargo no aporta grasa, se absorbe con facilidad y no deja ningún brillo.

El Hidrogel está formulado para evitar la deshidratación y sequedad de la piel a la vez que la mantiene con un grado de humedad adecuado y equilibrado. Además, es apto para todo tipo de pieles, incluidas las mixtas y grasas.

Todo ello es posible gracias a sus componentes como la Jojoba, que estimula las células para producir elastina y colágeno. Por otro lado, el Fenogreco es un ingrediente que mejora la elasticidad de la piel y reduce las arrugas. El Pentavitin retiene la humedad y, finalmente, el Aloe Vera con efectos hidratantes, antinflamatorios y emolientes.

Otros ingredientes como la Vitamina E, el Extracto de Olivo y la Seda Hidrolizada son muy potentes en la prevención del envejecimiento. Sus efectos antioxidantes, equilibrares y estimuladores de colágeno que aportan a la piel un aspecto extra-luminoso y radiante.

Compartir esta publicacion


Acabas de añadir este producto al carrito: