Todos en algún momento de la vida nos hemos sentido tristes, abatidos y apáticos. Estos sentimientos son complemente normales y aunque a veces son motivados por problemas y acontecimientos desagradables, otras en cambio, estos estados de desasosiego pueden ser desencadenados como respuesta fisiológica por cambios físicos u hormonales.

De cualquier manera, es importante es que estas sensaciones no se prolonguen demasiado en el tiempo, ya que si los síntomas persisten podríamos estar frente a un trastorno depresivo grave que requeriría un tratamiento y seguimiento médico-profesional.

 

¿Qué es la Depresión?

La depresión es una enfermedad en la que se mantiene un estado de decaimiento anímico y tristeza unido a la pérdida de interés por todo y la incapacidad para disfrutar  de cualquier experiencia. Puede ser causada por un hecho en concreto pero también puede desencadenarla un desajuste orgánico.

En la mujer, son normales estas etapas debidas a los cambios hormonales que se dan en el post parto, la premenopausia y la menopausia.

En estos casos, son periodos cortos de tiempo que se suelen remontar con buenos hábitos, paciencia y ayuda de algún compuesto natural. No obstante, como decimos, cuando se prolonga en exceso afectando a vida cotidiana y a las relaciones sociales es muy importante recalcar que es necesario acudir lo antes posible a un especialista ya que podemos enfrentarnos a una enfermedad mental severa que habría que tratar clínicamente.

Respecto a la depresión leve, los más factores más frecuentes que influyen en su aparición son el estrés, la ansiedad, los cambios hormonales, -que pueden ser debidos a la alteración de la tiroides, al aumento de peso, el climaterio… etc-  y otros problemas típicos de nuestra era como el sedentarismo, el tabaco o la mala alimentación.

Estos episodios de depresión se caracterizan por síntomas como la falta de apetito (aunque también se puede dar el caso contrario que sería el comer compulsivamente), la imposibilidad para concentrarse, la apatía, la tristeza, la reducción de la actividad física y de las relaciones sociales, así como de sentimientos de culpa y baja autoestima.

 

¿Cómo combatir la depresión leve de la premenopausia?

Para mejorar estos episodios podemos ayudarnos de compuestos naturales que deberían de usarse en cuanto se noten los primeros síntomas.

Además es importante incorporar a la alimentación productos ricos en selenio, vitamina D, magnesio, hierro, folatos y ácidos grasos omega 3. Hablamos por ejemplo de nueces, espinacas, atún, marisco, legumbres, setas y frutos secos entre otros. También es importante mantener algo de actividad física; media hora al día de caminata, moverse, bailar o hacer una pequeña tabla de gimnasia.

Además hay compuestos como el L-Triptófano, la Melisa, La Rhodiola…etc que, además de ser naturales, son especialmente indicados para regular y mejorar el estado de ánimo.

En Nahrin te ofrecemos una solución a a base de extractos naturales: Harmony Plus que lleva entre otros compuestos L Triptófano, que se transforma en serotonina y ayuda a conciliar el sueño, Lavanda, que es relajarte y calmante, Avena, que fortalece el sistema nervioso, y también  Melisa, Espino Blanco, Rhodiola, Magnesio y vitaminas.

Todos ellos indicados para favorecer el equilibrio, fortalecer el organismo y fomentar un estado de calma y tranquilidad. Además Harmony Plus tiene efectos muy positivos a nivel hormonal, inmunitario y metabólico, dando muy buenos resultados también para aliviar los síntomas típicos de la menopausia como cambios de humor, ansiedad y sofocos. También alivia el insomnio, la migraña y la tensión nerviosa. Todo ello sin producir efectos secundarios  ni dependencia.