La importancia del pH en el cuerpo humano

Funciones del pH en el cuerpo humano

La importancia del pH en el cuerpo humano

Seguramente ya habrás escuchado mencionar términos como pH, ácido o alcalino. Sabemos que su equilibrio es algo fundamental si deseamos tener un cuerpo sano. En este caso, debemos comprender que la clave de nuestra salud está en el equilibrio del pH en el cuerpo humano, específicamente en la sangre, y que tener un cuerpo en estado alcalino significa mayor bienestar y salud.

 

¿Qué es el pH y cuál es su función?

Es un valor utilizado para evaluar la acidez o la alcalinidad de una sustancia, indicando la concentración de hidrógeno presente.

La escala del pH es una recta numérica que va del 0 al 14, donde 7 se considera el valor de un pH neutro, menos de 7 significa un pH más ácido, y por encima de 7, un pH más alcalino.

Por ejemplo, el limón tiene un pH de 2.4 y el vinagre de 2.9, siendo dos de las sustancias con mayor acidez; el café tiene un pH de 5, y el agua pura tiene un pH neutro, es decir, de 7.

 

¿Cuál es el nivel de pH en el cuerpo humano y cómo afecta a tu salud?

Se ha demostrado científicamente que el valor del pH en el cuerpo humano está ligado directamente a la salud y al bienestar, pues determina el estado de cada uno de nuestros órganos y sus funciones.

Según estudios, el cuerpo debería estar en equilibrio armónico con un valor ligeramente alcalino (con un pH de entre 7 y 8) para poder mantenerse libre de enfermedades.

Pero este rango no es exacto en todo el organismo, pues hay partes del cuerpo humano con un pH distinto. Algunos valores generales son:

  • La sangre entre 7.35 y 7.45; si se encuentra por encima o por debajo de estos valores, suele significar un problema de salud.
  • La piel suele tener un pH de 5.5. Tiene un manto ácido para proteger a la epidermis de cualquier tipo de agresiones.
  • La orina se encuentra entre 4.5 y 8.
  • La saliva suele estar entre 7 y 7.4.
  • El jugo gástrico tiene un valor alrededor de 1.5.

Nuestro cuerpo tiene mecanismos para protegerse y evitar cambios bruscos en los niveles de acidez: el ácido carbónico, el fosfato, la hemoglobina, proteínas plasmáticas, los riñones como filtro principal, y los pulmones que, mediante la respiración y el oxígeno, ayudan a restaurar el equilibrio del pH en nuestro organismo.

El proceso de acidificación en el cuerpo es producido por algunos tipos de alimentos y bebidas, el estrés emocional, y malos hábitos de vida como el sedentarismo. Estas son algunas de sus consecuencias:

  • Disminución de la actividad del sistema inmunitario.
  • Caída del cabello y debilidad en las uñas.
  • Pérdida de masa ósea y masa muscular.
  • Favorecimiento de la calcificación de los vasos sanguíneos.
  • Fatiga crónica.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Dolor y espasmos musculares.
  • Cansancio general, irritabilidad y depresión.
  • Alergias en la piel.

 

¿Cómo bajar el nivel de pH en el cuerpo?

Como ya sabemos, la acidez se compensa principalmente con sustancias alcalinas. Por eso es indispensable una dieta basada en sustancias minerales, vitaminas y nutrientes:

  • Incorpora en tus platos, vegetales con hojas de color verde oscuro y amarillas que aporten clorofila, fitonutrientes y fibras: brócoli, espinaca, berro, pepino, lechuga, apio, perejil, col, etc.
  • Ajo y cebolla.
  • Cereales integrales.
  • Carbohidratos vegetales: lentejas, garbanzos, judías, etc.
  • Agua y bebidas tonificantes como té verde y zumos naturales.
  • Endulzantes naturales como estevia y miel.

Evita o reduce la ingesta de alimentos acidificantes: café, azúcar refinada, alcohol, lácteos, carnes y derivados, embutidos, carbohidratos refinados como pan, pasta, harina de trigo, etc.

Haz ejercicios de relajación y respiración para oxigenar tu sangre y depurarla.

Prueba Básico Polvo, una exclusiva mezcla de minerales y oligoelementos de altísima calidad que equilibran el pH de tu organismo de una forma rápida y eficaz.

Con carbonato de calcio, citrato de potasio, inulina, carbonato de magnesio, levadura de selenio, sulfato de hierro, óxido de zinc y sulfato de manganeso, mezcla por la mañana y por la noche una cucharadita (ca. 2 g) de polvo en la comida o una bebida y obtén los siguientes beneficios:

  • Combate la hiperacidez del cuerpo y sus consecuencias.
  • Favorece el equilibrio ácido-básico del organismo.
  • Contribuye al bienestar general, aliviando dolores musculares y articulares.
  • Ayuda a purificar y fortalecer el organismo.
  • Fortalece la estructura celular retrasando el proceso de envejecimiento.
  • La inulina permite una mejor absorción de los minerales en los intestinos.
  • Fortalece el tejido conjuntivo.

¡Realiza el test con nuestras tiras reactivas de pH y equilibra tu organismo!

Share this post