Equinácea Plus Comprimidos

Equinacea Plus en Comprimidos

Equinácea Plus Comprimidos

35,90 IVA incl.

En stock

35,90 IVA incl.

Aumenta tus defensas inmunitarias para prevenir infecciones, resfriados, catarros, bronquitis, sinusitis e infecciones urinarias.

Contribuye al funcionamiento correcto del sistema inmunitario

.

Vegetariano

.

Sin Gluten

.

Sin Lactosa

.

Sin Soja

Categoría:
CONTENIDO: 90 comprimidos

En stock - Envío 24/48h

Ver carrito

Envío 24/48h con enlace de seguimiento

30 días de devolución gratuita

Pago seguro con encriptación SSL 256bit

Descripción

Durante la época más fría del año se exige mucho más del sistema inmunitario. Las defensas del organismo no solo se debilitan debido al clima frío. Además, solemos estar en estancias llenas de gente y poco ventiladas, donde los patógenos, que normalmente morirían al aire libre, se propagan con mucha rapidez. Esto hace que en invierno seamos más propensos a resfriarnos y tener gripe.

Factores como el estrés, el alcohol y la nicotina, o la ingesta de antibióticos y determinadas enfermedades, contribuyen a debilitar el sistema inmunitario. En general, tener un estilo de vida sano y activo, realizar actividades al aire libre y llevar una alimentación equilibrada ayudan a proteger el sistema inmunitario.

La línea Echinacina de Nahrin ofrece desde 1998 productos acreditados y muy eficaces que respaldan al sistema inmunitario en la temporada más intensa de resfriados. Esta línea de productos incluye Echinacina en jarabe y comprimidos.

Con esta nueva fórmula de los comprimidos de equinácea, Nahrin refuerza la línea. Se le ha añadido vitamina D y zinc, y la cantidad de zumo exprimido de equinácea se ha incrementado considerablemente. Esto se refleja también en el nuevo nombre del producto: Echinacina Plus en comprimidos.

Masticar o chupar 3 comprimidos al día.

Zumo exprimido de equinácea desecado
Los habitantes nativos de Norteamérica ya utilizaban las plantas medicinales. A finales del siglo 19, la equinácea se abrió paso en Europa y ha llegado a convertirse en una de las plantas más conocidas para reforzar el sistema inmunitario. Desde hace tiempo, la ciencia estudia en profundidad la equinácea. En Europa se utiliza principalmente el género Echinacea pupurea Moench. Nahrin utiliza el zumo exprimido desecado de la parte de superficie de la planta de este género. Esta contiene, entre otros, polisacáridos, derivados de ácido cafeico, alquilamina, poliacetileno y aceite esencial.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, European Medicines Agency) ha clasificado el zumo exprimido de equinácea, así como el zumo exprimido desecado de la hierba de la planta, como “well established use” (= eficacia médica reconocida e inocuidad aceptada) y como “traditional use” (remedio tradicional). Por el contrario, la raíz de la equinácea solo se ha reconocido como “tradicional use” (remedio tradicional) (European Medicines Agency, 2016).

Numerosos estudios in vitro e in vivo han demostrado un efecto inmunomodulador en el sistema inmunitario (Barnes et al., 2005). Algunas investigaciones han revelado que las alquilaminas que se encuentran en la equinácea aumentan la fagocitosis de los macrófagos, es decir, la eliminación de los cuerpos extraños por parte de las células del sistema inmunitario (Goel et al., 2002). Además, diversos estudios han podido demostrar que los componentes de la equinácea tienen un efecto antivírico (Barnes et al., 2005). Hay indicios de que las preparaciones con equinácea pueden ayudar en las primeras etapas de los resfriados (Karsch-Völk et al., 2014).

Vitamina C

La vitamina C pertenece a las vitaminas hidrosolubles y es un micronutriente esencial del ser humano. Es importante para innumerables procesos metabólicos y tiene propiedades oxidativas, entre otras. Como antioxidante, protege a los lípidos, los ácidos nucleicos y las membranas celulares contra el daño oxidativo (Wehrmann, 2020). La vitamina C colabora en un sinfín de funciones celulares del sistema inmunitario específico e inespecífico: y así, también respalda a la función de barrera de la capa externa de la piel contra agentes patógenos. Además, contribuye, entre otras cosas, a lograr una mejor fagocitosis, a la eliminación de cuerpos extraños por parte de los fagocitos y a una mejor quimiotaxia, es decir, a la movilización de las células del sistema inmunitario en una reacción inflamatoria (Carr y Maggini, 2017).

Vitamina D3

La vitamina D3 pertenece a las vitaminas liposolubles y es producida por el propio cuerpo humano. Pero, para ello, la piel debe exponerse a una cantidad suficiente de radiación ultravioleta. Es un hecho aceptado que las personas con trabajos de oficina y las personas a partir de 65 años suelen tener una mayor deficiencia de vitamina D (Berger et al., 2020).

La vitamina D es importante para la defensa inmunitaria inespecífica y tiene una influencia positiva en los linfocitos citolíticos naturales, los cuales nos protegen contra agentes patógenos como los virus. Un metanálisis de estudios aleatorizados ha demostrado que la vitamina D puede reducir hasta un tercio la predisposición a las infecciones de las vías respiratorias altas (Zittermann et al., 2015).

Zinc

El zinc es, después del hierro, el oligoelemento más importante para el ser humano. Es un componente de más de 300 enzimas y participa en casi todos los procesos metabólicos. Está presente en numerosos alimentos pero, por su mejor disponibilidad, el cuerpo humano cubre sus necesidades del mismo principalmente mediante alimentos de origen animal como la carne roja o el queso curado. Los grupos en riesgo de padecer déficit de zinc son los vegetarianos y veganos, las personas de edad avanzada, los niños, los jóvenes y las embarazadas o madres lactantes (Hahn y Schuchardt, 2010).

El zinc es fundamental tanto para el sistema inmunitario inespecífico como para el específico, ya que desempeña diversas funciones y es importante desde la fase más temprana de la respuesta inmunitaria. El zinc participa, por ejemplo, en la producción, maduración y funcionamiento de los leucocitos. Los leucocitos forman parte del sistema inmunitario específico e inespecífico y tienen funciones especiales en la defensa inmunitaria (Gabriel, 2000). Asimismo, el zinc es importante para la producción de hormonas tímicas y, por lo tanto, para la formación de linfocitos T, otras células del sistema inmunitario (Hahn y Schuchardt, 2010).

Barnes, J., Anderson, L. A., Gibbons, S. & Phillipson, J. D. (2005). Echinacea species (Echinacea angustifolia (DC.) Hell., Echinacea pallida (Nutt.) Nutt., Echinacea purpurea (L.) Moench): a review of their chemistry, pharmacology and clinical properties. Journal of Pharmacy and Pharmacology, 57(8), 929–954. https://doi.org/10.1211/0022357056127

Berger, M. M., Bischoff-Ferrari, H., Herter-Aeberli, I., Zimmermann, M., Spieldenner, J. & Eggersdorfer, M. (2020). Ausgewogene Ernährung und gezielte Nahrungsergänzung. Schweizer Zeitschrift für Ernährungsmedizin, 2020(4), 19–21.

Carr, A. & Maggini, S. (2017). Vitamin C and Immune Function. Nutrients, 9(11), 1211. https://doi.org/10.3390/nu9111211

European Medicines Agency (EMA) (2016). Echinaceae Purpureae herba. URL: https://www.ema.europa.eu/en/medicines/herbal/echinaceae-purpureae-herba (20.07.2021)

Gabriel, P. (2000). Zinc and the immune system. Proceedings of the Nutrition Society, 59(4), 541–552. https://doi.org/10.1017/s0029665100000781

Goel, V., Chang, C., Slama, J. V., Barton, R., Bauer, R., Gahler, R. & Basu, T. K. (2002). Alkylamides of Echinacea purpurea stimulate alveolar macrophage function in normal rats. International Immunopharmacology, 2(2–3), 381–387. https://doi.org/10.1016/s1567-5769(01)00163-1

Hahn, A. & Schuchardt, J. P. (2010). Physiologische und klinische Bedeutung von Zink. Schweizer Zeitschrift für Ernährungsmedizin, 10(1), 35–41.

Karsch-Völk, M., Barrett, B., Kiefer, D., Bauer, R., Ardjomand-Woelkart, K. & Linde, K. (2014). Echinacea for preventing and treating the common cold. Cochrane Database of Systematic Reviews. Published. https://doi.org/10.1002/14651858.cd000530.pub3

Wehrmann, M. (2020). Vitamin C zum Schutz vor SARS-CoV-2 und zur Behandlung von COVID-19. Journal für Gynäkologische Endokrinologie/Schweiz, 23(3), 94–102. https://doi.org/10.1007/s41975-020-00155-y

Zittermann, A., Pilz, S. & März, W. (2015). Vitamin D und Infektanfälligkeit. Aktuelle Ernährungsmedizin, 40(04), 240–246.

Ingredientes: Glucosa (EE. UU), hebras de acacia, maltodextrina, fruta en polvo (grosella negra [Ribes nigrum, fruta], zarzamora [Rubus fruticosus, fruta]), ácido ascórbico L (vit. C), zumo exprimido de equinácea desecado (Echinacea purpurea Moench, hierba medicinal), miel en polvo, separador de sales de magnesio de ácidos grasos, gluconato de zinc, aroma natural, colecalciferol (vit. D3).

Información adicional

Nutrición

Vegetariano, Sin Gluten, Sin Lactosa, Sin Soja

Contenido

90 comprimidos

1 valoración en Equinácea Plus Comprimidos

  1. 5 de 5

    Maica C. (propietario verificado)

    Cómodo de tomar y eficaz


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.